Conoce el avión de Pablo Escobar abandonado en Celestún, Yucatán

Este avión era un Douglas DC-3, de acuerdo a las historias de los locales, fue utilizado por Escobar para realizar diversos envíos de droga desde Colombia hacia Bahamas, pasando por Yucatán.

avion pablo escobar celestun

La leyenda deslumbra a curiosos y fanáticos por igual, y el nombre de Pablo Escobar es un imán con una fuerza de atracción tan poderosa, que decenas de curiosos turistas y locales de todos los rincones del mundo emprenden la aventura de viajar hasta los restos de una aeronave rodeada por un halo de intriga y misterio.

Contenido
  1. El avión de Pablo Escobar abandonado a su suerte
  2. Las fotos virales del avión de Pablo Escobar
  3. ¿Cómo visitar el avión de Pablo Escobar en Yucatán?

El avión de Pablo Escobar abandonado a su suerte

avion-fotos.pablo-escobar

Pablo Emilio Escobar Gaviria dejó su sello indeleble en la historia latinoamericana, al convertirse en el narcotraficante más buscado durante largos años. Escobar construyó un imperio alrededor del famoso Cartel de Medellín inyectando toneladas de cocaína a lo largo y ancho del planeta, monopolizando la producción, comercialización y distribución de esa droga.

Comunmente, dependiendo del destino, la entrega se realizaba por vía aérea. La clandestinidad de ese accionar, perpetrado en la oscuridad de la noche y en el más absoluto de los silencios, alimentó durante décadas una teoría nada descabellada: “El Patrón” había abandonado una de las aeronaves utilizadas para la distribución en una región desolada, supuestamente por un desperfecto mecánico.

El avión, un emblemático Douglas DC-3 que revolucionó la industria aeronáutica en las décadas de los 30 y 40, apareció de la noche a la mañana en una zona inhóspita de El Palmar, a menos de 20 kilómetros del poblado más cercano, Celestún, precisamente en la Reserva de la Biósfera de Celestún, recostado sobre las aguas del Golfo de México que bañan el extremo norte de la península de Yucatán.

Las fotos virales del avión de Pablo Escobar

Lo que fue un secreto a voces en la región de Celestún durante décadas, se volvió viral en las redes sociales. En 2020, por ejemplo, una empresa utilizó un dron para sobrevolar la zona y tomó fotografías inéditas de la aeronave refugiada sin prisa en la tranquilidad del manglar.

Pero, la curiosidad fue un paso más allá en octubre de ese año, cuando un grupo de personas emprendió un viaje de tres días combinando trayectos de a pie y algunos tramos de navegación. La odisea terminó con una serie de postales que se volvieron virales: imágenes nunca antes vistas del interior del avión de Escobar.

En las fotografías puede verse cómo el paso del tiempo deterioró la estructura de la aeronave. Adentro solo se observaron unos pocos barriles metálicos vacíos y oxidados. Nadie nunca supo que sucedió con la tripulación, ni con la carga del avión.

¿Cómo visitar el avión de Pablo Escobar en Yucatán?

El puerto de Celestún es el punto más cercano para montar base en una expedición hacia el avión de Pablo Escobar, a poco más de diecisiete kilómetros de distancia. Los números parecen señalar, a primera vista, que se trata de un paseo no tan complejo, pero disimulan lo que significa una travesía diseñada a la medida de viajeros amantes de la aventura.

Para llegar hasta la aeronave del capo narco colombiano se precisan tres aspectos fundamentales: paciencia, ganas de acampar y un estado físico más que decente que permita desplazarse por una zona de difícil acceso, pero no imposible. La zona es rica en flora y fauna, por lo que deben ser cuidadosos de no toparse con leopardos, serpientes, o algún otro animal que pueda arruinar su viaje a pie.

hqdefault Conoce el avión de Pablo Escobar abandonado en Celestún, Yucatán

Las crónicas de viajeros que se atrevieron a unir el trayecto que separa el pueblo pesquero de Celestún con el centro del área natural protegida, reportan esfuerzos titánicos de las distintas expediciones. La experiencia (coinciden todos) vale la pena y el sudor dedicados a una proeza que puede demorar entre dos y cuatro días, dependiendo de la marcha.

Desde su descubrimiento por parte de integrantes de la Procuraduría General de Justicia mexicana allá por el año 1979 y hasta la actualidad, son pocos los viajeros osados que se atreven a internarse en ciénagas desoladas para ver con sus propios ojos lo que el mito y la leyenda susurran al oído, un pedazo de la historia latinoamericana que los espera al final del camino: el supuesto avión de Pablo Escobar abandonado en Yucatán.

5/5



Booking.com

Conoce más:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *